Gera y la manera más rápida de quedarse sin dinero. (Crónicas de un Bookaholico #1)

Seguidnos en nuestras redes sociales que aparecen por ahi –> 😀  Esta semana he de admitir que no ha sido la mejor semana de todas.

Problemas familiares, amorosos, laborales (no me refiero al blog, han pasado cosas en la escuela).
Pero no quiero provocar lástima ni nada de eso, solo que lo que ha pasado esta semana ha desencadenado un par se sucesos algo malos para mi cartera.

Primero estuvimos participando en una feria del libro organizada por un deportivo de nuestra ciudad y hubo que invertir en algunos souvenirs que hicimos para venta( cosas como separadores y estampas, comida sencilla[me refiero a brownies, dulces y esas cosas]). El evento transcurrió normalmente. No asistió tanta gente como suponíamos, así que adivinen quien tiene una dotación enorme de brownies, nueces con chocolate, gomitas (o gominolas, como quieran llamarlas) con chile y separadores en su casa…¡Asi es, claro que yo!

Segundo, Digamos que a alguien fue al centro de la ciudad, entró en una librería y gastó los ahorros de 3 semanas en libros…¡NO ME ARREPIENTO!, pero mi cartera salió más flaca que la mismísima catrina.

Entonces me dije “Gera, ¿Por qué no les escribes a tus lectores como salvaguardar el dinero, antes de que lo gastes en libros?” a lo que me respondí “Porque soy lo suficientemente flojo para guardar dinero”…no se crean…o bueno, si.

El punto es que en esta primera entrega de Crónicas de un Bookaholico quiero contarles un poco de mi experiencia guardando dinero.

Primeramente tienen que saber que en mi ciudad las preparatorias (y toda institución educativa que pertenece a la universidad del estado en el que vivo) tienen un sistema de evaluación. Este sistema se puede decir que tiene ciertas oportunidades. Una oportunidad son las veces que realizas un examen.
La primera oportunidad no necesita nada más que pases el examen final a finales del semestre (si, aquí estudiamos por semestres), pero para la segunda oportunidad ya tienes que realizar un pago de cierta cantidad de dinero.

Ahora sé que se preguntan “Gera, ¿Para que /#$%”!&%$?@ necesitamos saber el sistema de evaluación de una institución a la que no pertenecemos?”, pues a eso voy.

Desde que entré a preparatoria me he mentalizado que siempre, SIEMPRE voy a dejar materias en segunda oportunidad, así que guardo el dinero que mis padres me dan y el dinero que obtengo cantando en restaurantes como músico ambulante como una especie de fondo de ahorro para pagar segundas oportunidades. Sé que suena a martirio, pero siempre me ha funcionado.

Ahora bien, ¿cómo evitar que nuestro dinero se convierta en dinero volador?…osea ¿cómo evitar que gastemos el dinero que tenemos en cualquier baratija, cacharro, chuchería o (como diríamos en mi país) pendejada?

Pues bien, amiguitos…espero que sepan que hay algo que la gente adulta llama “PRIORIDADES”.
Creo que una de las principales razones de que el dinero salga corriendo de nuestras manos es la falta de prioridades.

Por ejemplo:
Mi prioridad en estos momentos es la escuela. Materiales para trabajos, memorias usb, cartuchos de tinta y lo más importante…el pasaje del transporte público.

Ahora quisiera saber ¿Que prioridades tienen ustedes?, ¿Qué métodos usan para hacer rendir su dinero? Déjenlo en los comentarios y espero seguir escribirles en este tipo artículos.
Se de mano propia que vivir en el siglo 21 y con la crisis de los 18 no es fácil(ya saben, esto de empezar a convertirse en una especie de adulto), pero espero poder sobrevivir y seguir con ustedes!

¡Hasta la próxima!



Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


A %d blogueros les gusta esto: