Keep Calm que Sigo vivita y coleando (eso creo)

Okay, ya han sido como ¿una semana y media o más? que estoy desaparecida, no estoy contestando ni emails ni estoy posteando ni comentando nada, con decirles que muy apenas he tenido tiempo para leer (u.u´) Anyway, desafortunadamente no he sido por un sexy alienijena llamado Daemon T_T así que estoy pasando mi tiempo estudiando realmente duro, es fin del semestre en la Universidad y seguro muchos estamos atareados, así que pido paciencia mis queridos saltalectores.

Mis examenes comenzaron desde la semana pasada (aunque la anterior a esa también estuvo plagada de proyectos finales) y se terminan este Viernes (eso a menos que unos descorazonados me dejen en segundas). Apenitas he hecho este pequeño espacio ya que mañana presento Sistemas Digitales (materia que me va decente *eso no es modestia*).


En fin, si estan ustedes también en examenes ojala les vaya excelente y si no, pues malditos desgraciados T_T tienen suerte.

Les comparto esto que me encontre en internet:

En estos días, su Universitario se encuentra hasta la madre de estresado debido a que la época conocida como “final de semestre” está en curso. Esto es completamente normal y dura alrededor de dos o tres semanas, dependiendo de qué tan exigentes sean sus profesores. Después de este tiempo, su universitario volverá a su conducta normal de siempre. Sin embargo, estamos plenamente conscientes de las molestias que esto le causa, por ello, puede seguir las siguientes recomendaciones:

1.- Téngale paciencia. En estos días se comenzará a quejar de todo y de todos, incluyendo compañeros de clase, de equipo, profesores, la vida misma, la falta de sueño e incluso de usted. Es normal. La falta de sueño y de alimento lo hacen actuar así

2.- Trate de entenderlo en la medida. No lo tire a loco. Habrá momentos de modo zombie, modo llanto, modo Miley Cyrus, pero usted debe estar ahí para comprender y escuchar. Armonice su día, no lo joda más.

3.- Dele su espacio. Lo va a necesitar. No se enoje si no le responde inbox, whatsapp, ­tweets y mails. Está pensando en otra cosa y a veces hasta se le olvida en qué día vive, quién es y a dónde va.

4.- No cuestione sus métodos. Ya está suficientemente cuestionado por los profesores. Déjelo morir con la cara en alto.

5.- Dele café, todo el café que pueda darle. Él o ella se lo va a agradecer. Un té, un abrazo. Dele duro y dele mucho.

6.- Por último, al terminar, sáquelo a pasear. Distráigalo con una película, un esquite, un palenque. Lo que sea.

Por su comprensión y ayuda, muchísimas gracias


Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


A %d blogueros les gusta esto: