The Fangirl – Notitas en los margenes y otros crímenes literarios que no son tan malos

Primeramente, he de comenzar este post diciendo lo que no me gusta decir nunca ¡No me odien! ⎯ y digo que no me gusta decir porque generalmente estoy de acuerdo de que la gente me odie ⎯ pero es que probablemente las cosas que escriba a continuación hará que su bibliotecario interior retorcerse de angustia y querer tirarme cosas a la cabeza.

¿Por qué odiarme, se preguntarán, si soy un pan de dios? Pues bueno, porque hace unas semanas saque mi copia de Blue lily blue lily (Maggie Stiefvater) que tenía refundida en mi mochila ⎯ mi mochila es mágica-estilo-barney ⎯ y me di cuenta de que estaba horriblemente cuidado y que probablemente algunos amigos lectores (sí, en especial tú, Ángel) me quisieran golpear por tener tan descuidado un libro con una portada tan bonita.

20160722_115727 20160722_115739

La escena que les presento es mi libro rayado con pluma en tinta azul, con las hojas arrugadas (llovió un par de veces en estos meses), las esquinas dobladas y unas manchas misteriosas que sospecho son de café y/o jugo de manzana.

20160722_115850 20160722_115812

Pero, no se crean que todo esta escena me dio un paro cardiaco, ni siquiera me inmute, pues para serles franca la mayoría de mis libros favoritos están ‘pal perro’, y soy, lo que ustedes conocen como un ‘lector de lo peor’, ‘irrespetuosa’, ‘maltratadora de hijos’.

Y bueno, déjenme decirles que no soy la única, y por ende me gustaría explicarme porque yo y los demás somos simplemente lectores y no criminales de guerra asesinos de cachorros y tortugas, y del como no esta tan mal alguno de los ‘modales’ que nosotros tenemos con los libros.

1. Doblamos las esquinas porque no hay separadores, claro, todo puede funcionar como un separador, pero a veces, cuando estas en el camión de pie, sosteniendo un libro y el equilibrio no es fácil, ¡hay que doblar las esquinas! y a veces, aunque tenga papelitos en la mano como función de separador, simplemente doblo la esquina porque quiero recordar algo, es como ‘Me gusta esta frase, pero no tanto como para ponerle un post-it, pero más como para dejarla pasar’ o ‘wow, esto es interesante, puede ser una pista, lo doblaré para analizarlo más tarde’.

No te sientas mal por hacer dog ears (sí, eso de doblar una hoja de libro tiene nombre particular) , a veces resulta un metodo muy rápido y no-tan-destructivo de ayudar a recordar lo mejor de un libro.

2. Escribimos notitas en los márgenes porque a veces tienes que comentar tanto algo, tienes una frase tan buena, una respuesta del momento que simplemente necesitas anotarla ahí, es como una conversación con el autor – de la que el no esta enterado – pero aún así, prefiero vivir con mi libro rayado que con la vaga sensación por meses de ‘¿que frase se me había ocurrido cuando leí esto?’.

Jess hacía notitas en lo márgenes para Rory <3

Además, a veces las notas no son solo para ti, cuando tienes la intención de prestar un libro (deber de todo aquel que promueva la lectura) poner notas es un método genial y un lindo gesto para que la persona entienda lo que tu pensaste al leerlo. (Y es mejor la sensación cuando te encuentras de repente en libro que te prestaron, una nota graciosa en tinta verde con la intención de compartir un sentimiento) .

3. Manchamos nuestros libros porque los llevamos ¡a todos lados! literal, yo sé que ustedes también, pero llevar un libro a todos lados y leerlos en todos lados es una cosa muy diferente, y sí, a veces leemos cuando comemos, y un poco de nuestro café o sandwich o jugo de manzana cae sobre las hojas ¡no es nuestra culpa de que alguna literatura sea tan interesante que literal, se nos caiga la comida de la boca!

 

No digo que manchar un libro sea recomendable, pero es comprensible y no del todo malo.

En conclusión, no nos metan a cárceles literarias por descuidar tantito los libros, nunca le faltaría al respeto a un libro, no lo quemaría ni dejaría que dibujaran sobre el (a menos que fuera el autor o fuera un sketch de un personaje) pero, sometimes, es lindo (y no un crimen) apropiarte de un libro y hacerlo un poquito tuyo.

Follow my blog with Bloglovin



Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


A %d blogueros les gusta esto: